sábado, 24 de noviembre de 2012

COMUNICACIÓN NO VERBAL


Los padres hablaban y hablaban entre besos y caricias, la niña, sentadita en su silla y sin rechistar se quitaba una y otra vez la horquilla del pelo mientras miraba a su madre, sus grandes ojos negros eran los que hablaban: “Mira mami, me estoy metiendo la horquilla en la boca.”

Ellos por un segundo la miraban, como si un sexto sentido les dijera lo que la niña quería decirles, pero sólo veían que Claudia se metía la horquilla en la boca y le repetían la  regañina: “Claudiaaaa, no te metas la horquilla en la boca”, se la quitaban de la mano, se la volvían a colocar en la cabeza y seguían con su charla y sus besos.

Ninguno de los dos se daba cuenta de lo que realmente les decía Claudia: que al menos uno esos besos volase  hasta su carita huérfana de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada